Cómo gestionar la accesibilidad en comunidad de propietarios

En Farré accessibilitat te contamos cómo gestionar la accesibilidad en las comunidades de propietarios con plataformas salvaescaleras.

Accesibilidad en las Comunidades de propietarios

Las obras de Accesibilidad tradicionalmente se asocian a las personas con discapacidad. En algunos casos concretos es cierto que las personas con discapacidad son las principales beneficiarias, sin embargo, en la mayoría de los casos son muchos más las personas que se benefician de dichas actuaciones.

La accesibilidad por tanto, va mucho más allá de la discapacidad, ya que de ella nos beneficiamos todas las personas.

La accesibilidad en general, desde la perspectiva del Diseño para Todos, supone un valor añadido, ya que a las consideraciones básicas de uso para las personas con discapacidad, se suman las consideraciones de confort para el resto de personas.

Actualmente la discapacidad se entiende como un concepto consecuencia en gran parte de las condiciones del entorno, y que por tanto depende directamente de los obstáculos y de las actitudes sociales imperantes que concurren en cada momento y lugar. Por ello es el entorno el que discapacita y cuantos más obstáculos presente, mayor grado de discapacidad tendrán las personas.

El que los edificios de comunidades de propietarios sean accesibles constituye para las personas con discapacidad y las personas mayores una necesidad básica, basada en derechos humanos fundamentales tales como la libertad de desplazamiento o de comunicación o el de disfrutar de una vivienda digna. Y es desde esta perspectiva, desde la que se deben afrontar las intervenciones de accesibilidad en las edificaciones existentes; la de la mejora para todas las personas.

 

Derechos de los propietarios y obligaciones de la Comunidad

Las medidas destinadas a garantizar la seguridad y accesibilidad universal tienen un carácter de obligatoriedad en los inmuebles de viviendas. Las obras y actuaciones que resulten necesarias para garantizar los ajustes razonables en materia de accesibilidad universal y en todo caso el uso adecuado de los elementos comunes, así como la instalación de rampas, ascensores u otros dispositivos mecánicos y electrónicos que favorezcan la orientación o su comunicación exterior.

Además de las demandas concretas de accesibilidad de cualquiera de llas personas que residen o son propietarias de alguna de las viviendas, debemos tener presente la obligatoriedad de adaptación de las edificaciones existentes, establecida por la normativa de obligado cumplimiento:

  • Las requeridas a instancia de los propietarios en cuya vivienda o local vivan, trabajen o presten servicios voluntarios, personas con discapacidad o mayores de setenta años con objeto de asegurarles un uso adecuado a sus necesidades de los elementos comunes
  • Las que resulten al realizar el Informe de Evaluación del Edificio, porque se vaya a solicitar una ayuda o porque lo requiera la vida útil del edificio.

Estas obras se pueden realizar bien por iniciativa de la propia comunidad de propietarios o bien por petición de uno de ellos.

 

Plataformas salvaescaleras

El uso de plataformas salvaescaleras y elevadoras verticales es apropiado para salvar pequeños desniveles no mayores a una planta y donde no exista un tráfico intenso de personas, debido a sus menores prestaciones en cuanto a velocidad, fiabilidad, y riesgo de uso. Es fundamental un correcto mantenimiento. En circunstancias excepcionales, cuando se justifique adecuadamente la no viabilidad de disponer un ascensor-elevador o una plataforma elevadora vertical, puede considerarse como alternativa la instalación de una plataforma salvaescaleras de tramo inclinado, siempre que no entre en conflicto con las condiciones exigibles de evacuación y uso de la escalera.

A diferencia de las plataformas salvaescaleras, las sillas salvaescaleras no permiten al usuario de silla de ruedas su uso autónomo mientras permanece sentado en su silla, por lo que es únicamente aplicable en uso doméstico.

En Farré Accessibilitat te proponemos la Plataforma Salvaescaleras Supra como solución perfecta para superar las barreras arquitectónicas y hacer que su edificio sea accesible para todos.

La plataforma Supra permite acceder prácticamente a cualquier edifcio con barreras arquitectónicas, ya sea público o privado, con plena seguridad e independencia gracias al salvaescalera con guía rectilínea. Sus múltiples posibilidades la convierten en una de las plataformas más versátiles del mercado. Además está preparada para instalaciones interiores o exteriores.

Gracias a sus características y a sus elementos de seguridad activa y pasiva, la plataforma Supra Línea es hoy en día en una de las plataformas salvaescaleras más segura y cómodas del mercado.

como gestionar la accesibilidad salvaescaleras